María y Eduardo, Románticas lagunas de Villafáfila

Eduardo parece tímido y detrás de su aparente silencio se esconde mucha dulzura, María sin duda saca la parte más tierna de él, juntos conquistaron nuestros lentes y nos hicieron estremecer al palpar su amor.

Pasamos una tarde divertida entre pájaros, palomares y campo, acompañados de una luz romántica y un ambiente de silencio que rompimos con nuestras carcajadas. Nos llamaron la atención un par de veces pero toda infracción cometida mereció la pena para inmortalizar sus miras, su amor.