La vida es bella, preboda de David y Eva

Las causalidades de la vida tienen su curiosa manera de entrecruzar nuestros caminos, y nunca sabes cómo ni porqué, pero siempre cada acontecimiento, cada encuentro tiene su motivo. Encontrarme con Eva y David en mi camino no ha sido casualidad, entre más descubro de su vida, su familia y su amor, siento como viene la inspiración a mi mente y mi piel se estremece. David tan cariñoso, Eva  tan detallista, tan profunda,  cada uno de sus mails me deja sin palabras, ya estoy cargando mi mochila de kleenex… este fin de semana la emoción estará a flor piel.

 

Gracias chicos por compartir una tarde tan agradable en el campo en familia y como no olvidar a los dinosaurios de Diego y Guillermo, nos hicisteis olvidar el cansancio, y casi el picor de las pajas del campo.