Germán y Marta, Boda en Salamanca

Marta estaba tranquila, serena, hasta que llego al ayuntamiento de Salamanca y empezó a temblar de emoción, durante toda la ceremonia tembló de emoción y Germán la apoyaba con su mano y su mirada serena. Al salir se encontró con una maravillosa sorpresa, La Tuna, que ella tanto había soñado tener y pensaba que no iba a estar, todos lo sabíamos excepto Marta, y qué grata sorpresa! Germán sabe muy bien como mimar a Marta.

Luego nos dimos un paseo por el patio de Escuelas de la Universidad de Salamanca,  y terminar al fin en El Hotel Doña Brígida donde nos esperaban todos los invitados dispuestos a disfrutar de la comida y la fiesta.

 

 

Ceremonia: ayuntamiento de Salamanca

Restauratnte: Hotel Doña Brigida