Beatriz y Jose Ramón, una tarde de sonrisas

Íbamos en el coche cuando de repente escuchamos una emisora portuguesa,  habíamos pasado casi 50 km de Puebla de Sanabria, ya no sabíamos si estábamos en Zamora, Galicia ó Portugal; aún teníamos que cruzar dos túneles y un cruce, según las indicaciones de Beatriz.

O Pereiro, el pueblo de Jose Ramón, tiene muchos rincones con encanto, unas puertas coloridas, algunas ovejas, y una vega de río que trae algún que otro recuerdo de la infancia.

Estos chicos se comunican con sonrisas, y la danza de sus manos te deja perplejo, es un lenguaje que tienen adquirido y no son del todo conscientes de lo que llegan a transmitir.