Almudena y Alberto, la alegría de la huerta

Sacarte el carnet de conducir puede cambiarte la vida. Vas a una clase teórica, unas miradas que se cruzan, unas sonrisas, y cuando te quieres dar cuenta llevas varios años en la carretera en la mejor compañía.