Sandra y David. Auténtica e inolvidable.

 

Auténtica e inolvidable. Así describiría a Sandra,  su relación con David, y su boda.

Sandra me dejó una buena lección de vida, sonreír, siempre sonreír; Disfrutamos de cada minuto intensamente de ésta boda, desde primera hora de la mañana hasta las ultimas horas del baile.

“La vida son dos días y hay que disfrutar intensamente”, me decía Sandra, y la vi sortear pequeños inconvenientes que no cualquiera llevaría con esa sonrisa. David con su mirada profunda y su tranquilidad arropa siempre a Sandra, y la acompaña en su alegría, porque vivir al lado de Sandra es sin duda vivir con mucha felicidad.

 

 

Ceremonia: Ermita de las angustias,  Villarramiel (Palencia)

Restaurante: Hotel Rey Sancho (Palencia)