Bodas con sonrisas, alegría, emociones y sorpresas I Juan y Laura

Boda en Villa del Mentidero, Madrid

 

Todas las bodas están llenas de ilusiones, de sonrisas, de tiernas miradas, de besos… emociones que no faltaron en la boda de Juan y Laura. Juan, serio, reflexivo, conteniendo los nervios, se acicalaba en el hotel Abba de Avenida América y se vestía su elegante e impoluto traje de Dolce & Gabanna para salir del brazo de su madre Pilar para encontrarse con el amor de su vida, Laura, que ya le esperaba en la finca ‘Villa del mentidero’ de la localidad madrileña de Alalpardo.
En las horas previas a la boda, Laura también preparaba para el día más especial de su vida. Los profesionales de Melgart llegaban para transformar su media melena rubia en una coleta baja semidespeinada coronada por trenzas laterales y maquillar a la novia para la ceremonia. Junto a sus padres, César y María del Carmen y su hermana Arancha, Laura se ponía su vestido de novia, un precioso diseño de Rosa Clará que lucía una delicada pedrería alrededor del escote de la espalda y en la cintura. Laura estaba sencilla, elegante, perfecta para pasar por el altar.
El sol tampoco quiso faltar a la cita e iluminó la ceremonia, celebrada al aire libre en los jardines de la finca junto a familiares y amigos, que escucharon emocionados los votos de los novios y vieron cómo se intercambiaron las alianzas que portaba su sobrino Adrián y que sellaban su amor. Momentos únicos, inolvidables que ponían los sentimientos a flor de piel.
Y tras el enlace empieza el banquete, la alegría y la fiesta, las sorpresas, el ramo de novia para su hermana Arancha, las flores para la tía de Juan por su cumpleaños, los regalos para las próximas parejas que se van a casar, para las futuras mamás, etc. Pero aún quedaría la mayor sorpresa de la boda, la coreografía que los novios tenían preparada para la ocasión y que realizaron junto a dos parejas de amigos pero que se iniciaba con el tradicional baile nupcial.
Juan y Laura se definen como alegres y divertidos, y desde luego estas han sido unas características que han querido que brillaran en cada uno de los momentos que han formado parte de su enlace matrimonial y, desde luego, lo han conseguido.